Un estudio promovido por el INAI constata que el miedo a la soledad, la dependencia económica y la edad agravan la violencia de género en las mujeres mayores

04/11/2020
Las investigadoras Paola Damonti y Rut Iturbide junto Eva Istúriz, durante la presentación del estudio. Las investigadoras Paola Damonti y Rut Iturbide junto Eva Istúriz, durante la presentación del estudio.

El Gobierno de Navarra, a través del Instituto Navarro para la Igualdad / Nafarroako Berdintasunerako Institutua (INAI /NABI), ha promovido un estudio que analiza la violencia de género en las mujeres mayores, los mecanismos y las dinámicas que dificultan la salida de una relación violenta y la intervención social que se lleva a cabo con ellas.

La directora gerente del INAI, Eva Istúriz, y las investigadoras de la UPNA y autoras del estudio, Paola Damonti y Rut Iturbide, han participado en la presentación del documento, que ha tenido lugar este miércoles por videoconferencia en Civican, en una sesión dirigida a un centenar de profesionales del ámbito sanitario, sociosanitario, educativo y policial, entre otros.

Istúriz ha incidido en “la importancia de visibilizar el impacto de la violencia de género en las mujeres mayores, que ha sido sostenida en el tiempo y ha provocado un mayor daño emocional y físico”. Además, ha puesto en valor la realización de este estudio que “resulta necesario dado el progresivo envejecimiento de nuestra población y facilita un diagnóstico y una planificación e implementación de las políticas públicas comprometidas con la igualdad real entre mujeres y hombres”. El INAI ha financiado el estudio con una dotación económica de 17.847 euros.

En Navarra, un 11, 7% del total de las denuncias por violencia de género de enero a junio de este año fueron interpuestas por mujeres mayores de 50 años (un 8,8% corresponden a mujeres de entre 50 y 64 años) mientras que en 2019 supusieron el 9,29%.

Conclusiones del estudio

El estudio aborda cuestiones como la vivencia de la violencia de género de las mujeres mayores, su impacto, la violencia ejercida por las parejas o exparejas, el proceso de salida o el acceso a los recursos sociales.

En concreto, en la violencia directa ejercida por las parejas o ex parejas, se constata que en las mujeres mayores se da un mayor grado de normalización de la violencia, aceptación y habituación a ella. Asimismo, la violencia psicológica se intensifica mientras que se produce un descenso de la violencia física. El estudio también recoge que en las mujeres mayores aspectos como la infravaloración de su persona y sus capacidades agravan la violencia que sufren.

Además, en las mujeres mayores víctimas de este tipo de violencia aumentan las dificultades para poner en marcha el proceso de salida. Entre los factores, destaca una mayor resistencia al cambio de situación o la interiorización de creencias tradicionales acerca de los roles de género. A ello, se une la tendencia a vivir en secreto y en silencio las situaciones de violencia y las reticencias a iniciar un proceso de separación (especialmente en las zonas rurales, por miedo a que sea de dominio público).

En este sentido, otro obstáculo es el miedo a la soledad que seguiría a la separación, bien porque la familia de origen es muy mayor y no podría resultar un apoyo o el hecho de que iniciar nuevas relaciones de amistad o de pareja pueda resultar más complejo.

También se detectan como dificultades la dependencia económica y la edad, vinculada a un sentimiento de que ya no se tiene la fuerza ni la energía necesaria para empezar una nueva vida o se asume que es “tarde” para ello.  

Asimismo, relacionado con la edad avanzada, el estudio pone de manifiesto que se trata de relaciones que, habitualmente, han durado décadas, por lo que el daño emocional y físico se incrementa. Se trata de mujeres que llevan décadas sufriendo situaciones de violencia verbal, física o ambas, y sometidas a un control ejercido por su pareja.  De esta forma, se intensifica la sensación de haber desperdiciado su vida y, a ello, se suma el sentimiento de culpa por romper la relación.

A nivel social, el estudio señala que se tiende a invisibilizar a las mujeres mayores en la publicidad, los medios de comunicación o los productos culturales, de manera que su presencia en películas, series, libros o canciones es inferior a la de los hombres.

Otras conclusiones que ofrece el estudio es que este colectivo percibe que los recursos específicos para la atención de la violencia de género están destinados a casos límite y no están adaptados a sus necesidades. En este sentido, un sentimiento de indefensión aprendida provoca que con frecuencia consideren que nada ni nadie podrá ayudarles y, por tanto, no acudan a los recursos disponibles.

Propuestas de mejora

El estudio también presenta propuestas de mejora en materia de acción pública para que se tengan en cuenta de forma específica las realidades y necesidades de las mujeres mayores. En concreto, se destaca la importancia de que se diseñen campañas de prevención y sensibilización de la violencia de género dirigidas a hombres adultos que cuestionen comportamientos relacionados con la violencia psicológica y visibilicen la importancia de que las hijas e hijos adopten un papel activo.

A nivel de la intervención directa, el estudio pone el foco en la importancia de realizar una intervención diferenciada y que las y los profesionales cuenten con una formación específica. Además, se incide en la creación de redes afectivas y sociales, ofreciendo herramientas para ello, como el desarrollo de viviendas compartidas para mujeres mayores.

Entrevistas a mujeres supervivientes y profesionales

Para la elaboración del estudio, se han realizado entrevistas a mujeres supervivientes de la violencia de género de más de 50 años residentes en la Comunidad foral. También se puso en marcha dos grupos de trabajo, uno con mujeres del movimiento asociativo de Navarra y otro con profesionales de recursos especializados que intervienen en la atención a mujeres supervivientes.

En concreto, se trabajó con profesionales de los Equipos de Atención Integral a Víctimas de Violencia de Género (EAIVs), de los recursos de acogida, del Servicio Municipal de Atención a la Mujer del Ayuntamiento de Pamplona (SMAM), de la Oficina de Atención a las Víctimas de Delitos (OAVD) y del Instituto de Psicología Jurídica y Forense (PSIMAE).

El estudio se puede consultar en la web del Instituto Navarro para la Igualdad y se enmarca en el programa de reflexión sobre la violencia, que tiene como objetivo crear un espacio de debate, análisis y presentación de propuestas de las y los profesionales que trabajan en este ámbito para avanzar en la erradicación de la violencia contra las mujeres. 


Jornada de Reflexión sobre la violencia contra las mujeres (INAI)

Volver al listado